domingo, 20 de diciembre de 2009

El día de los "leones": ¡A -2 grados por Collserola!

Por que los que hemos salido hoy somos "leones", sin duda. Los "leones del Canigó". Por que, ¿qué os ha pasado al resto? ¡Total, por un poquito de frío que hacía....! En fin, que unos somos "leones" y otros.......¡¡"huevones"!!



Los "leones" de hoy en la Creu d'Olorda a ¡-2 grados de temperatura!: Andrés, Jorge, Tomàs, Emili y Jose. Agachado: Alberto


Los "leones" de hoy hemos sido Emili, Alberto, Jorge, Tomàs, Andrés y José -un amigo de Toni, que, espero, se dé de alta en la Penya en breve. ¡A ver si es verdad!-. El recorrido ha sido duro para su brevedad, sin duda: RENFE-Carretera de Esplugues-Rambla Sant Just-Pasarela Can Gelabert-Subida Penya del Moro-Trialera entera del bosquecillo de La Salut-La Salut-Mortirolo largo-Cementera-Subida cementera a Sta. Creu-Sendero interior de la Creu-Creu d'Olorda-Merendero de Sant Creu-Sendero fácil de la central eléctrica-Containers Can Pasqual-Turó de Can Pasqual-Trialera de la torre eléctrica-Can Llevallol-Can Cuiàs-Sendero de la bañera-Tenis Sant Gervasi-Pista Can Carbonell-Institut Sant Just-Rambla Sant Just-Carretera de Esplugues-Can Clota-RENFE. En total, 29,1 km a 13 km/h y 1.089 metros de desnivel positivo acumulado.




¡Gran penúltima salida del año! A pesar del frío, seis "leones" nos hemos atrevido con él. Cero grados de temperatura en la RENFE no nos han amilanado y entre el calor que nos hemos dado -¡calor de ánimos, ¿eh?! ¡A ver que váis a pensar!- y la perspectiva de un gran bocata al terminar, nos hemos atrevido con el frío. La verdad es que nos animaba el hecho de que, en un principio, el tiempo previsto para hoy era de cielo despejado y algo de sol y pensábamos que el frío iría de más a menos. Pero.....¡hemos tenido que sufrir como "leones" que somos, sin duda!


Llegando a Esplugues, el termómetro del Ayuntamiento no nos animaba demasiado: ¡-1 grados! Pero decidimos ignorarlo, aunque, al menos yo, en la pasarela de Can Gelabert, ya entrando en el Parc, mis dedos de las manos -y las de otros "guerreros leones"- parecían "cubitos". ¡Tremendo!


Nos adentramos en la subida a la Penya del Moro, pensando que Tomàs, como jefe de ruta de hoy, nos haría hacerla entera -es una de las pistas donde más da el sol en todo el año- para "calentarnos" un poco. ¡Falsa alarma! Giramos hacia La Salut y bajamos entera la trialera que sale desde el mismo mirador de la Penya, hasta nuestro querido "bosquecillo". José, alucinando con nosotros, no paraba de exclamar, cada vez que cogíamos una trialera, el famoso "¿qué es esto?" ya que no estaba acostumbrado. ¡Compañero, ves tomando nota, que cuando Pacatack nos "meta" una de las suyas "100x100 ciclable", te vas a enterar!


El frío ya había pasado de las manos al cuerpo entero y a los pies, aunque, en mi caso, mis Northwave de invierno, recién compradas, funcionaban de maravilla. ¡"Bocatto de cardinale" de botas! Sin duda, mi mejor compra de Navidad. Aunque, hablando de frío, no era, aún, el máximo que íbamos a sufrir. De hecho, empezamos a subir la pista del Mortirolo y, al menos en mi caso, las manos empezaban a "funcionar" y ya pensaba en ir un poco cómodo en la ruta. Hecho que se confirmó cuando ya empezábamos a subir hacia el Mortirolo XXXL. Un poco de sol, además, nos iba acompañando.


Llegamos a la cementera y empezamos a subir. Andrés y yo nos animamos a aumentar un poco el ritmo, lo que, sin duda, nos "calentó" del todo. El bribón de Andrés me "picaba" preguntándome si había salido el viernes. Y, como siempre en esta Penya -¡qué recuerdos de las salidas entre semana con Xavi y Albert!-, cuando dices que sí, que estás cansado, que un poco de relax.....¡no hay perdón y se aumenta el ritmo! ¡Es tremendo, si vas "cascado", como buen compañero, te hacen sufrir aún más! El próximo día te diré que no he salido en un mes, aunque, me imagino, que tampoco habrá "perdón". Ya nos conocemos demasiado...


Por detrás, Emili, que parece ya definitivo que "ha vuelto", y Tomàs con buen ritmo. Jorge, claro, sufriendo, ya que hace poco de su operación de varices, pero, en breve, te veremos arriba. José, por detrás, aunque sin hacernos esperar más de un minuto. ¡Y hoy, esperar mucho tiempo habría sido terrible!


Nos adentramos en la zona del Gran Cañón, pero, en vez de ir hacia él nos adentramos en dirección opuesta, en una subida dura hacia la pista de subida hacia la propia Creu d'Olorda. Antes de iniciarla, nos hacemos un vídeo recordando a los ausentes, je, je. ¡Poned alto los altavoces para oirlo!


video

Recordando a los "huevones". ¡De buen rollo, eh!


Ya llegando arriba y yendo yo delante, me decido a "devolverle la moneda" a Andrés y hacemos la pista hasta la misma Creu. ¡Supongo que, gracias al frío, deseabamos estar subiendo toda la mañana! Tras la llegada, foto de grupo que casi me cuesta la congelación de las manos al quitarme los guantes. "Emili: ¿qué te marca el termómetro?". Respuesta: ¡¡¡-2 grados!!! La vista era excepcional, pero la disfrutamos lo mínimo. Un minuto más allí arriba y nos quedamos "pajaritos".


En la bajada nos dirigimos hacia el merendero y, cuando llego a reunirme al resto del grupo, por estar esperando a José, veo a mis compañeros....¡recogiendo hielo en el suelo! La temperatura era realmente fría y mis manos estaban peor que cuando habíamos empezado. ¡Casi ni las sentía! El resto de compañeros, haciendo de "leones", se lo callaban. Pero, a pesar de hacer de "leones", ¡a mí no me engañábais, compañeros! ¡Teníais tantas ganas de llegar a casa como yo! Aún así, las fotos no engañan y, el hielo que sale en ellas no lo he puesto con Photoshop. ¡Es real y tan real! ¡Y pensar que el viernes de la semana pasada, por el mismo sitio, pasé con mi "culotte" corto y mis guantes de verano! ¡Brutal!





Alberto y Jorge con las pruebas que lo confirman: ¡hielo en las manos!



Hielo en la pedrera de Santa Creu.



¡Las bicis se aguantaban solas encima del hielo!

Llegamos al merendero. Por supuesto, no había ni un alma. Decidimos hacer el sendero fácil de la central eléctrica y empezamos a subir por la carretera. Jorge y yo, que íbamos delante, miramos el asfalto. Parecía tener un cierto color blanquecino. ¡Ostras, es hielo! El frío era colosal y mis manos un témpano. Ya temblaba yo en cuanto nos metiésemos en el sendero. Pero, por increíble que parezca, en el sendero no hacía el frío que me esperaba y lo subimos medianamente cómodos -¡es un decir!-.


video

Emili, "el Serrallonga del Canigó", nombrado así por el camuflaje que ostenta, nos hizo este vídeo bajando del Turó d'Olorda

Ya en la carretera, Emili -¿entrenando en secreto, compañero?- nos pone en fila de a uno hasta los containers de Can Pasqual y, luego, tras pasar la cadena, hacia el Turó donde me hizo sudar de lo lindo. Bajada por la trialera de la torre eléctrica. Por cierto, inciso para Pacatack: tenías razón, compañero. Hoy he salido con 2,5 de presión en mis Tubeless. Y, salvo el escalón que tiene una "x" puesta por mi parte, he bajado entera la trialera y con comodidad. El llevar la presión correcta hace, a su vez, que mi suspensión trasera trabaje como debe ser. ¡Gracias por el consejo, compañero GPS!

El resto de la salida, disfrutando como niños pequeños hablando del hielo, del frío, de los "huevones" y de la lotería que nos tenía que dar Toni. Todo ello, rematado con una bajada por la bañera, a buen ritmo, y con el detalle de que, tras pasar la bañera en sí, y por pura inercia, casi me "como" el árbol que hay a la salida de la misma. ¿En qué estaría pensando? ¡En el bocata y en alguna estufa, seguro!

Reunión con Toni y almuerzo en La Espiga de la Mamen -monitora de "spinning" de L'Hospitalet Centre y que nos invitó a una "master class" este miércoles a la que iremos varios componentes de la Penya-, donde pasó Agus y Paco Sánchez a saludarnos. Las risas y los "toques" que le dimos a Toni -¡lo siento, compañero: no haber venido!-, junto al repaso de fotos y anécdotas fue lo mejor. Todavía queda la salida del domingo 27, en la que esperamos que se unan a nosotros, los "leones", el resto de los mortales...., perdón, el resto de la Penya, je, je.

La cena, el viernes 18, en El Racó de la Vila, cerró el año, como siempre. La verdad es que faltó mucha gente. Yo, en mi caso, fue la primera a la que falté; no se puede tener todo. Pero, según me contaron Emili, Tomàs y Jorge, estuvo fenomenal y eso es lo que importa. Que la Penya siga unida en torno a una bicis de rueda gorda y de un mantel. Y que siga muchos años más.


Foto de la cena en El Racó de la Vila. ¡Isi, al menos te vemos en fotografía! En la foto: Emili, Joan, Jorge e Isi. Además, asistieron Xavi, Antonio, Ramón, Toni y Carlos Prieto.

Como dijo Andrés, durante la salida de hoy, que la Navidad y el futuro 2.010 nos dé lo mejor de lo mejor. Me quedo con esa frase, superAndrés. Es el mejor resumen y lo dice todo. Y, en nombre de la Penya, lo hago extensivo a nuestros "blogs" hermanos de Plato Pequeño y Bicialmuerzo para que, en sus respectivos territorios, siga existiendo paz, alegría y ciclismo, mucho ciclismo. ¡Feliz 2.010 para vosotros!

6 comentarios:

jorge dijo...

Si penya,donde estaban los leones hoy....por cierto fria y divertida la salida de hoy,pero los colegas de avila han salido a -7 grados, que tios.
www.avilabici.blogspot.com

JAI dijo...

Que envidia penyeros!!!, que ganas de ir en bici, y llevo dos semanas sin subir y sin salir por compromisos familiares, y cuando os leo me rechinan los dientes. Ya os podeis imaginar. Ese hielo, esas temperaturas me hacen coger un mono de la ostia. Enhorabuena, si señores, con un par..., Un saludo y una felicitación muy grande para todos vosotros desde Bicialmuerzo

Alberto Lázaro dijo...

Gracias, JAI. Otro saludo especial para tí y que el mono se te pase pronto. ¡Feliz año!

Mosquito Navarro dijo...

Sí amigos, hoy el frío ha sido el gran enemigo de todos nosotros, pero hemos vencido... Saludos

Plato Pequeño dijo...

FELICES FIESTAS

Anónimo dijo...

Aunque os habeís olvidado de mi y todavia me debeís mi premio, os deseo una FELIZ NAVIDAD, (¿el premio no caduca,verdad?)

NATASCHA