domingo, 27 de diciembre de 2009

Ultima salida del año: ¡abajo los turrones y arriba la Sargantana!

¡Y que última salida! Digna para rematar el año. ¡Nada de eliminar grasas "xino-xano" o con una salida "tranqui"! Y es que ya os lo dije: "no piquéis al monstruo que Toni lleva dentro". Tanto cachondeo con el "menos dos" ya sabéis a donde nos lleva. Y, claro, Toni se ha vengado....¡y de lo lindo!

Hemos salido hoy, para eliminar grasas: Toni, Antonio, Emili, Andrés, Paco Lapierre, Alberto, José Miguel, Jorge y Carlos. Eso hoy, ya que, más de uno de los citados -¡si es que no paráis!-, ¡también salió el sábado! Yo, también, confieso: salí a correr el citado día: ¡los turrones no se eliminaban y tuve que aplicar un remedio de urgencia: unas cuantas vueltas en Can Mercader aunque fuese bajo la lluvia!.

El recorrido, típico de una venganza, ¡tremendo!: RENFE-Can Clota-Carretera de Esplugues-Puente de Can Gelabert-Media subida de la Penya del Moro-Bajada por pista a La Salut-Mortirolo XXXL por Can Ferriol-Sargantana-Can Pasqual-Pista de los "okupas" al revés-Trialera de Mª José-Can Llevallol-Bajada por Can Fatjó-Tenis Sant Gervasi-Subida a Plaça Mireia por la Font Beca-Plaça Mireia-Tenis Diagonal-Matamachos-Carretera de les Aigües-Plaça Mireia-Can Clota-RENFE. Los números: 30,9 km a 13,1 km/h y ¡1.250 metros de desnivel positivo acumulado! Como podéis ver en la gráfica: ¡54,5% del recorrido en subida!



Hoy -¡gracias por el respiro, compañero!- se ha encargado de las fotos, Jorge. Y, por supuesto, aquí os las pongo, empezando por una foto subiendo por Can Buxeres, que debe ser inédita. ¡Es que si me pongo a hacer fotos montado en la bici, igual me caigo!


Llegando a la rotonda de la parte final de la subida de Can Buxeres

Parecía que iba a ser una salida suave, pero Toni y Paco Lapierre nos han reventado hoy y, ya subiendo Can Clota, se les veía con ganas. Jorge, Carlos y yo, detrás, nos decíamos: "Si así van despacio, ¿cómo irán luego?". Las palabras fueron premonitorias y, al menos yo, me tuve que poner las pilas queriendo o no.

La ruta de Toni, perfecta para hoy, evitando las trialeras y bajadas complicadas. Y es que, nada más entrar en el Parc, ya vimos el barro. El suelo de la rampa de Can Gelabert: totalmente mojado. La subida por la masía: llena de barro y con los surcos y sus piedras mojadas. "Avui patirem!"

Subimos Penya del Moro hasta el desvío para enlazar con la bajada hasta La Salut, evitando el "bosquecillo". Aunque la bajada, con más de un tramo al 23%, así como todas las de la ruta, la hicimos con bastante precaución. ¡Hay que celebrar el año nuevo lo más entero posible! Y, tras reunirnos en La Salut, empezamos el martirio, perdón el Mortirolo.

Toni, Emili, Andrés (tapado), Antonio y Alberto en el inicio de la subida del Mortirolo. ¡El último momento de relajación!

¡Los turrones fueron eliminados! ¡Sin duda! Imaginad la subida al ritmo de Toni y Paco Lapierre y el recorrido: Mortirolo, cadena a la izquierda, primer giro a la derecha y, llegando a Can Ferriol, en vez de seguir el recorrido del Mortirolo largo normal, cogimos la rampa de la izquierda de la masía, tremenda, para empalmar con la posterior del Mortirolo XXXL y, casi sin respirar, la Sargantana.

Con Toni subiendo y bajando a recogernos -¡ya me empieza a recordar a Emiliano, cuando nos acompañaba, o a Jordi Prieto!-, a mí, personalmente, aún encontrándome bien, me bastaba con ir a unos metros de Paco Lapierre, que, también, está fino -¿o no has comido ni un turrón estas fechas?-. Aún así, como comentó Andrés, no había demasiada distancia entre nosotros, salvo en el caso de José Miguel, lógicamente, que está empezando con nosotros.

A pesar de la paliza, y como dice Laporta: "¡no estamos tan mal!". Y para muestra la tremenda subida desde el final de la Sargantana hasta los containers de Can Pasqual -unos 300 metros sólo, pero...- que nos "marcamos" Andrés y yo, retándonos a ir metiendo un piñón más cada vez que íbamos acelerando. ¡Recordando viejos tiempos de "sprints" junto a Albert y Xavi!



Paco Lapierre, Alberto y Emili en los containers de Can Pasqual con el objetivo cumplido: ¡grasas turroniles eliminadas!

Nos reunimos en los containers y bajamos por la pista de Can Castellví (casa rosa), llamada "la de los okupas al revés". ¡Vaya nombrecito para una pista! ¡Aprendeos los nombres de Collserola de una vez, compañeros! ¡Al menos, los más básicos! ¡Que parecemos unos "pelagatos", je, je! Bromas aparte, la bajada no fue una broma. La primera curva de bajada, antes del pequeño tramo asfaltado donde está el acceso al sendero hacia la masía, era una pista de patinaje. Fango estropeado por las roderas de coches, motos y bicis. ¡Vaya patinada nos hicimos algunos! ¡No sé cómo no fuimos al suelo!

Después bajamos la trialera de Mª José y, unos cien metros más adelante, ......¡¡Mª José, cómo no!! Con sus labios pintados y su maillot negro inconfundible. Por supuesto, al igual que nosotros antes de salir de RENFE, nos preguntó por........ ¡Xavi! Por cierto, compañero, ¿dónde te has metido hoy? ¡Y no nos hables de frío, que hoy no llovía! Lo dicho: recuerdos de Mª José.

En Can Cuiàs, tras despedirse Paco Lapierre, decidimos bajar por Can Fatjó, pero todo por pista. Evitábamos así la bañera, por si acaso. La verdad, insisto, tenemos en Toni otro "crack" preparando la ruta. ¡Muy bien, compañero! Tuviste en cuenta el tema agua y barro, y, a su vez, te la preparaste variada, con una ruta que no se había hecho en mucho tiempo. ¡Apúntate un diez!

De allí, tras pasar por el Tenis y Can Carbonell, la tremenda subida final, por si aún quedaba algún turrón resistiendo entre nosotros. Desde Sant Just hasta la antena de Sant Pere Màrtir: ¡más de 350 metros de desnivel positivo, todos de golpe! Allí, al menos yo, decido poner una "marcheta" más rápida: ¡así llegaría antes! Aunque, claro, Toni, casi sin despeinarse, me dejó atrás al llegar a las rampas más duras. Llegamos a Plaça Mireia y, sin parar, subida por el Tenis Diagonal, pista y Matamachos. ¡Tremendo, aunque, sin duda, gratificante: habíamos eliminado ese turrón que se agarraba desesperado a nuestro cuerpo! ¡Ya podemos comer más en fin de año!


Nuestro jefe de ruta de hoy, Toni, llegando a la Plaça Mireia. ¡Todos llegamos reventados; él riendo! ¿No es para dejar de hacer bici y decicarse a la petanca? ¡Si hace un año le dábamos unas "palizas" de escándalo! ¡Esto no puede ser....!

Reunión en Plaça Mireia y almuerzo en Casa Mamen, donde se unió a nosotros, Jordi. Y nada más. Risas, buen almuerzo y, a petición de todos, un recuerdo especial a los que no estuvísteis: ¡¡seguid engordando!! Eso sí, ya más en serio, y para todos y vuestras familias: ¡FELIZ AÑO 2.010!

jueves, 24 de diciembre de 2009

Spinning navideño

Hoy, un "post" de pocas palabras y muchas imágenes. ¡No tengo mucho que contar! ¿Ruta? Del mismo sitio al mismo sitio. ¿Datos? No sé, al 5 y al 6 de potencia. ¿Asistentes? ¡Eso sí! Estuvimos Emili, Toni, Jose, Jordi, Alberto, Jorge y Tomàs. ¡Sudando a tope en una "master" de dos horas! ¡Spinning navideño! Eso sí, ambiente del bueno para rematar el año y que, por supuesto, pondremos la guinda el domingo.
¡FELIZ NAVIDAD! ¡HASTA EL DOMINGO! Y portaros bien, que Jordi......¡mejor no digo nada!

domingo, 20 de diciembre de 2009

El día de los "leones": ¡A -2 grados por Collserola!

Por que los que hemos salido hoy somos "leones", sin duda. Los "leones del Canigó". Por que, ¿qué os ha pasado al resto? ¡Total, por un poquito de frío que hacía....! En fin, que unos somos "leones" y otros.......¡¡"huevones"!!



Los "leones" de hoy en la Creu d'Olorda a ¡-2 grados de temperatura!: Andrés, Jorge, Tomàs, Emili y Jose. Agachado: Alberto


Los "leones" de hoy hemos sido Emili, Alberto, Jorge, Tomàs, Andrés y José -un amigo de Toni, que, espero, se dé de alta en la Penya en breve. ¡A ver si es verdad!-. El recorrido ha sido duro para su brevedad, sin duda: RENFE-Carretera de Esplugues-Rambla Sant Just-Pasarela Can Gelabert-Subida Penya del Moro-Trialera entera del bosquecillo de La Salut-La Salut-Mortirolo largo-Cementera-Subida cementera a Sta. Creu-Sendero interior de la Creu-Creu d'Olorda-Merendero de Sant Creu-Sendero fácil de la central eléctrica-Containers Can Pasqual-Turó de Can Pasqual-Trialera de la torre eléctrica-Can Llevallol-Can Cuiàs-Sendero de la bañera-Tenis Sant Gervasi-Pista Can Carbonell-Institut Sant Just-Rambla Sant Just-Carretera de Esplugues-Can Clota-RENFE. En total, 29,1 km a 13 km/h y 1.089 metros de desnivel positivo acumulado.




¡Gran penúltima salida del año! A pesar del frío, seis "leones" nos hemos atrevido con él. Cero grados de temperatura en la RENFE no nos han amilanado y entre el calor que nos hemos dado -¡calor de ánimos, ¿eh?! ¡A ver que váis a pensar!- y la perspectiva de un gran bocata al terminar, nos hemos atrevido con el frío. La verdad es que nos animaba el hecho de que, en un principio, el tiempo previsto para hoy era de cielo despejado y algo de sol y pensábamos que el frío iría de más a menos. Pero.....¡hemos tenido que sufrir como "leones" que somos, sin duda!


Llegando a Esplugues, el termómetro del Ayuntamiento no nos animaba demasiado: ¡-1 grados! Pero decidimos ignorarlo, aunque, al menos yo, en la pasarela de Can Gelabert, ya entrando en el Parc, mis dedos de las manos -y las de otros "guerreros leones"- parecían "cubitos". ¡Tremendo!


Nos adentramos en la subida a la Penya del Moro, pensando que Tomàs, como jefe de ruta de hoy, nos haría hacerla entera -es una de las pistas donde más da el sol en todo el año- para "calentarnos" un poco. ¡Falsa alarma! Giramos hacia La Salut y bajamos entera la trialera que sale desde el mismo mirador de la Penya, hasta nuestro querido "bosquecillo". José, alucinando con nosotros, no paraba de exclamar, cada vez que cogíamos una trialera, el famoso "¿qué es esto?" ya que no estaba acostumbrado. ¡Compañero, ves tomando nota, que cuando Pacatack nos "meta" una de las suyas "100x100 ciclable", te vas a enterar!


El frío ya había pasado de las manos al cuerpo entero y a los pies, aunque, en mi caso, mis Northwave de invierno, recién compradas, funcionaban de maravilla. ¡"Bocatto de cardinale" de botas! Sin duda, mi mejor compra de Navidad. Aunque, hablando de frío, no era, aún, el máximo que íbamos a sufrir. De hecho, empezamos a subir la pista del Mortirolo y, al menos en mi caso, las manos empezaban a "funcionar" y ya pensaba en ir un poco cómodo en la ruta. Hecho que se confirmó cuando ya empezábamos a subir hacia el Mortirolo XXXL. Un poco de sol, además, nos iba acompañando.


Llegamos a la cementera y empezamos a subir. Andrés y yo nos animamos a aumentar un poco el ritmo, lo que, sin duda, nos "calentó" del todo. El bribón de Andrés me "picaba" preguntándome si había salido el viernes. Y, como siempre en esta Penya -¡qué recuerdos de las salidas entre semana con Xavi y Albert!-, cuando dices que sí, que estás cansado, que un poco de relax.....¡no hay perdón y se aumenta el ritmo! ¡Es tremendo, si vas "cascado", como buen compañero, te hacen sufrir aún más! El próximo día te diré que no he salido en un mes, aunque, me imagino, que tampoco habrá "perdón". Ya nos conocemos demasiado...


Por detrás, Emili, que parece ya definitivo que "ha vuelto", y Tomàs con buen ritmo. Jorge, claro, sufriendo, ya que hace poco de su operación de varices, pero, en breve, te veremos arriba. José, por detrás, aunque sin hacernos esperar más de un minuto. ¡Y hoy, esperar mucho tiempo habría sido terrible!


Nos adentramos en la zona del Gran Cañón, pero, en vez de ir hacia él nos adentramos en dirección opuesta, en una subida dura hacia la pista de subida hacia la propia Creu d'Olorda. Antes de iniciarla, nos hacemos un vídeo recordando a los ausentes, je, je. ¡Poned alto los altavoces para oirlo!


video

Recordando a los "huevones". ¡De buen rollo, eh!


Ya llegando arriba y yendo yo delante, me decido a "devolverle la moneda" a Andrés y hacemos la pista hasta la misma Creu. ¡Supongo que, gracias al frío, deseabamos estar subiendo toda la mañana! Tras la llegada, foto de grupo que casi me cuesta la congelación de las manos al quitarme los guantes. "Emili: ¿qué te marca el termómetro?". Respuesta: ¡¡¡-2 grados!!! La vista era excepcional, pero la disfrutamos lo mínimo. Un minuto más allí arriba y nos quedamos "pajaritos".


En la bajada nos dirigimos hacia el merendero y, cuando llego a reunirme al resto del grupo, por estar esperando a José, veo a mis compañeros....¡recogiendo hielo en el suelo! La temperatura era realmente fría y mis manos estaban peor que cuando habíamos empezado. ¡Casi ni las sentía! El resto de compañeros, haciendo de "leones", se lo callaban. Pero, a pesar de hacer de "leones", ¡a mí no me engañábais, compañeros! ¡Teníais tantas ganas de llegar a casa como yo! Aún así, las fotos no engañan y, el hielo que sale en ellas no lo he puesto con Photoshop. ¡Es real y tan real! ¡Y pensar que el viernes de la semana pasada, por el mismo sitio, pasé con mi "culotte" corto y mis guantes de verano! ¡Brutal!





Alberto y Jorge con las pruebas que lo confirman: ¡hielo en las manos!



Hielo en la pedrera de Santa Creu.



¡Las bicis se aguantaban solas encima del hielo!

Llegamos al merendero. Por supuesto, no había ni un alma. Decidimos hacer el sendero fácil de la central eléctrica y empezamos a subir por la carretera. Jorge y yo, que íbamos delante, miramos el asfalto. Parecía tener un cierto color blanquecino. ¡Ostras, es hielo! El frío era colosal y mis manos un témpano. Ya temblaba yo en cuanto nos metiésemos en el sendero. Pero, por increíble que parezca, en el sendero no hacía el frío que me esperaba y lo subimos medianamente cómodos -¡es un decir!-.


video

Emili, "el Serrallonga del Canigó", nombrado así por el camuflaje que ostenta, nos hizo este vídeo bajando del Turó d'Olorda

Ya en la carretera, Emili -¿entrenando en secreto, compañero?- nos pone en fila de a uno hasta los containers de Can Pasqual y, luego, tras pasar la cadena, hacia el Turó donde me hizo sudar de lo lindo. Bajada por la trialera de la torre eléctrica. Por cierto, inciso para Pacatack: tenías razón, compañero. Hoy he salido con 2,5 de presión en mis Tubeless. Y, salvo el escalón que tiene una "x" puesta por mi parte, he bajado entera la trialera y con comodidad. El llevar la presión correcta hace, a su vez, que mi suspensión trasera trabaje como debe ser. ¡Gracias por el consejo, compañero GPS!

El resto de la salida, disfrutando como niños pequeños hablando del hielo, del frío, de los "huevones" y de la lotería que nos tenía que dar Toni. Todo ello, rematado con una bajada por la bañera, a buen ritmo, y con el detalle de que, tras pasar la bañera en sí, y por pura inercia, casi me "como" el árbol que hay a la salida de la misma. ¿En qué estaría pensando? ¡En el bocata y en alguna estufa, seguro!

Reunión con Toni y almuerzo en La Espiga de la Mamen -monitora de "spinning" de L'Hospitalet Centre y que nos invitó a una "master class" este miércoles a la que iremos varios componentes de la Penya-, donde pasó Agus y Paco Sánchez a saludarnos. Las risas y los "toques" que le dimos a Toni -¡lo siento, compañero: no haber venido!-, junto al repaso de fotos y anécdotas fue lo mejor. Todavía queda la salida del domingo 27, en la que esperamos que se unan a nosotros, los "leones", el resto de los mortales...., perdón, el resto de la Penya, je, je.

La cena, el viernes 18, en El Racó de la Vila, cerró el año, como siempre. La verdad es que faltó mucha gente. Yo, en mi caso, fue la primera a la que falté; no se puede tener todo. Pero, según me contaron Emili, Tomàs y Jorge, estuvo fenomenal y eso es lo que importa. Que la Penya siga unida en torno a una bicis de rueda gorda y de un mantel. Y que siga muchos años más.


Foto de la cena en El Racó de la Vila. ¡Isi, al menos te vemos en fotografía! En la foto: Emili, Joan, Jorge e Isi. Además, asistieron Xavi, Antonio, Ramón, Toni y Carlos Prieto.

Como dijo Andrés, durante la salida de hoy, que la Navidad y el futuro 2.010 nos dé lo mejor de lo mejor. Me quedo con esa frase, superAndrés. Es el mejor resumen y lo dice todo. Y, en nombre de la Penya, lo hago extensivo a nuestros "blogs" hermanos de Plato Pequeño y Bicialmuerzo para que, en sus respectivos territorios, siga existiendo paz, alegría y ciclismo, mucho ciclismo. ¡Feliz 2.010 para vosotros!

martes, 8 de diciembre de 2009

La Graciosa y El Rector

¡Y no son el nombre de dos carabelas, no! También, la Penya, me había sugerido algún otro título para el "post" de hoy...., ¡pero no me acuerdo! En fin, que los "nombrecitos" tales son para las dos salidas que nos hemos marcado este puente.

Primero, la Graciosa que fue la salida del domingo, en la que estuvieron Pacatack, Albert, Andrés, Toni, Carlos, Paco Lapierre, Antonio, Paco y Jorge. Según me comenta Jorge, unos 35 km "graciosillos". Je, je, ¡que majo! Y, claro está, cuando hay potencial jefe de ruta....¡¡el titular real se escaquea!! Pacatack: ve tomando nota que esta Penya, en cuanto puede, te la mete.......¡Ya te lo imaginas! Menos mal que, tanto él como algún otro (¿adivináis?), se lo toma con filosofía y, además, se lo pasa bien llevando al "personal" por otros lares.

El caso es que nuestro compañero Pacatack se está ganando a pulso ser el GPS de la Penya, ya que la ruta -¡otra vez!- ha vuelto a tener novedad y eso que, en Collserola, después de tantos años, nos cuesta encontrar algo nuevo. Tras subir la Penya del Moro y hacer el sendero de subida que nos lleva hacia el Poni Club, se tomó el sendero de las hormigas, hacia el Turó Rodó, en su sector de subida hacia el Coll de les Torres, ya que el otro tramo de dicho sendero, se hace de bajada justo hasta la misma casa del Poni Club. Claro está: ¡todo el mundo a caminar! Los más veteranos lo hemos hecho alguna vez, ¡de bajada! Me imagino a más de uno poniendo verde a Paco: ¡¡100x100 ciclable!! ¿Cuándo llegaremos a la parte ciclable? Me lo perdí, pero, cuando ya empezaron la parte de la trialera de bajada hacia la parte final de la pista del Poni, hicieron unas fotos que son impagables, sobretodo una de ellas: ¡Andrés por los suelos! ¡Te han pillado, compañero! Yo, todavía, aunque ya llegará, no me han hecho ninguna. Mi honor a salvo, je, je.




Andrés....¡por los suelos! Debe ser la primera foto que hacemos a alguien en el suelo. Esta en el sendero del Poni Club por el Turó Rodó

Después hicieron la trialera paralela de la carretera, para, tras hacer media pista de la Espinagosa, se lanzaron por el fondal hacia el Pantà de Vallvidrera, para, posteriormente, hacer la subida del Centre de Informació hacia el Turó d'en Puig, para subir por el Mortirolo 2. Y, allí, Pacatack obsequia a sus compañeros de salida con....¡una trialera GRACIOSA! Y, claro, con el título de la trialera, las risas fueron generales, aunque, al meterse en ella, me imagino las caras que debieron poner todos. Se ve que era dura y complicada de narices, aunque, eso sí, ¡al menos era nueva! Dicha trialera se une a la de los bancos verdes (Coll de la Vinassa), la cual bajaron para, tras entrar en la carretera de Vallvidrera, y enlazar con la carretera de les Aigües, les permitió "rematar" la salida con la subida a la Guinda. ¡Me imagino las caras al llegar a Plaça Mireia: todos "muertos"!


¡Haciendo trekking con la bici a cuestas! Pacatack: ¿cómo les haces esto a los esforzados de la ruta? ¡Ja, ja, muy bueno!

Hoy, más de lo mismo, aunque la salida no fue Graciosa, fue la del Rector. ¡O sea, un poco más seria, je, je! Para que comentarlo. O parecía seria, pero ha acabado con un desmadre impresionante con "piques" a todo tren. Hoy hemos salido Andrés, Alberto, Antonio, Pacatack, Paco Lapierre, Paco, Toni, Rosendo, Jorge y Carlos para hacer la siguiente ruta: RENFE-Carretera Esplugues-Rambla Sant Just-Lateral Rambla hasta Iglesia Sant Just-Sendero del Poni de Sant Just-Poni Club-Can Carbonell-Sendero de la Font del Rector-Sendero de subida de "las palmeras"-Containers Can Cuiàs-Turó d'en Cors-Pista de la Espinagosa-Trialera de la Font del Llevallol (la de Antonio)-Containers Can Cuiàs-Pista de Can Llevallol a Can Pasqual-Trialera de Mª José-Can Castellví (casa rosa)-Can Pasqual-Sendero fácil de la central eléctrica de Santa Creu-Santa Creu d'Olorda-Creu d'Olorda-Gran Cañón de bajada-Bajada por la carretera de la cementera-La Salut-Bosquecillo La Salut-Mas Lluhí-Subida a la Penya del Moro por Can Coscoll-Sendero de Can Ristol-Can Mèlic-Rambla Sant Just-Carretera de Esplugues-Can Clota-RENFE. En total, 32,3 km a 14 km/h y 1.089 metros de desnivel positivo acumulado.


Hoy había reto para los "máquinas" de la Penya: el temible escalón de subida del sendero de la Font del Rector, precedido de una raíz que atraviesa el camino y que te complica, más aún, dicho paso. El resultado ha sido.....¡luego lo explico! De momento, por partes. Tras reunirnos todos en Esplugues, y ya en la Rambla de Sant Just, hemos subido hacia la Iglesia para hacer el sendero de subida del Poni de Sant Just y, en la rampa de Can Biosca -una rampa corta al 17%, con algunas piedras sueltas en medio-, ya quedó claro que el jefe de ruta -o sea, el que esto escribe- no estaba fino. Resbalón en la zona de piedras y pie al suelo. Esa fue mi tónica y, al menos hoy, he podido sacar en claro, con la ayuda de Pacatack, lo que me puede estar pasando: llevo demasiado hinchadas las Tubeless de mi Specialized. El caso es que se me había recomendado ir entre 3 y 3,2 psi y, por ello, el rebote en las partes técnicas de las subidas y bajadas me hace perder el control de la "cabra". Probaremos a 2,5 psi. ¡Gracias por la recomendación y a ver si así "espabilo" un poco!

Nos lanzamos por la parte difícil de dicho sendero en su parte final, con un tramo complicado que se salva por la derecha, justo antes de llegar a la pista del Abocador a Sant Pere, y así aviso a Jorge, que lo salva. Pero, ¡ostras!, de tanto avisar, no me doy cuenta y bajo por la parte complicada. Menos mal que fue bien, pero me llevé un pequeño "sustillo". El resto, claro, sin problemas. ¡Vamos bien!

Ya por pista, tras pasar Can Carbonell, nos lanzamos hacia la zona de Les Fatjones, cerca de Can Fatjó y, tras pasar la obra de canalización de trasvase de agua, justo al lado de la Font de Can Fatjó, les llevo al sendero de la Font del Rector. Sin duda, junto al que va por la carena hacia Sant Pere Màrtir, el sendero más largo y más entretenido de la Vall de Sant Just. Y que, esta vez, hicimos de subida.

La entrada al mismo, conmigo a la cabeza, fue....¡un desastre! En el pequeño reguero con piedrecilla suelta.....¡vuelvo a poner el pie en el suelo! No es mi día, no. El sendero, en su primera parte, relativamente fácil, aunque, en su rampa central al 16%, esta vez, me equivoco de desarrollo y me quedo sin tracción. Antonio, que iba detrás mío, ya empezaba a mirarme mal. Por detrás, risas y más cachondeo, me imagino. Se debían preguntar quién iba, por delante, tan lento, je, je. Y una vez pasado el giro de bajada hacia la zona central de piedras....¡¡ostras, se ha caído Pacatack por el barranco!! Nos paramos Antonio y yo y, tras el susto, seguimos. No había sido nada. Pero, ¡nadie se dio prisa para hacerle la foto! En fin, Paco, que has salvado el honor tú también.

En el cruce con el desvío hacia Sant Pere, cogemos el sendero hacia la zona de las palmeras de Can Fatjó, ¡para hacerla de subida! ¡Qué recuerdos cuando Albert y yo nos hacíamos dicha subida con el famoso escalón incluido! ¿Verdad, Albert? Pero eso era hace años. Hoy estaba reservada a los "máquinas" con Toni y Rosendo en liza. ¿Lo han conseguido? Mirad las fotos....



Rosendo en el escalón del sendero de la Font del Rector: ¡casi conseguido! Fue el único que subió la raíz anterior

¡No, no han podido! Aunque Rosendo ha pasado la raíz, y, casi, lo consigue. Toni ha quedado K.O. en el primer asalto y el resto....¡ni lo hemos intentado! Hay que decir, en honor a la verdad, que está bastante más erosionado que otras veces, pero.....¡el reto queda ahí! Ya decía Toni que se va a pasar una mañana subiendo y bajando hasta que lo consiga. ¡Pero tiene que haber testigos, compañero! Si no, no vale.

De ahí, nos fuimos al Turó d'en Cors y, tras entrar en la Pista de la Espinagosa, nos vamos hacia el sendero de la Font de Can Llevallol, recién descubierto por Antonio, divertido en su inicio, con una bajada no muy complicada, salvo sus escalones de listones de madera, que hacen trabajar de lo lindo a las suspensiones, y una subida dura que nos lleva hacia Can Cuiàs. Hicimos un vídeo de la bajada por las escaleras.

video
Tras hacer la subida a Can Pasqual, -a todo trapo, con Toni, Paco Lapierre y Pacatack, dándose "cera" con Andrés y un servidor, y que fue un anticipo de los "piques" que nos hicimos luego. ¡Tremendo estaba el personal hoy!-, ¡nuevo sendero! En este caso, el fácil de la central eléctrica de Santa Creu, con bastante tráfico, ya que nos cruzamos con un pelotón de unos quince ciclistas, a los que, realmente, les jorobamos la subida.

Al llegar a la carretera, nuestro Andrés ya estaba desbocado del todo. Arranques "spinningeros", "piques" verbales, Toni arrancando, Pacatack y un servidor haciéndole una pasada en la que le quitamos "hasta las pegatinas de la Trek", Jorge haciendo su contraataque. En resumen, como diría Joan, ¡hachazo tras hachazo! La verdad es que hoy, compañeros, me lo he pasado bomba con el ambientazo que hemos montado. Hacía días que no nos reíamos tanto -almuerzos aparte- en plena ruta. Y la subida a la Creu, ¡brutal! A ritmo fuerte y con platos medianos por todas partes. Solo Paco iba sufriendo por detrás, aunque manteniendo el tipo. Arriba, como casi siempre, foto de grupo.

Andrés, Rosendo, Paco Lapierre, Pacatack, Paco, Toni y Alberto, de pie. Sentados, Jorge, Carlos y Antonio. En el mirador de la cima del Turó d'Olorda
Ni que decir que la bajada por el Gran Cañón, con su gravilla incluida, nos ha hecho ver unos cuantos derrapajes. ¡Es que parecen críos pequeños!

Bajada a tope por la carretera de la cementera, a lo Perico Delgado, con culos atrás a más de 50 km/h. ¡Buf! Y, después, risas a tope en el bosquecillo de La Salut, con algún que otro "toque" con los árboles.

Pero, para remate final, después del sendero de Mas Lluhí, donde se queda todos los jueves con Andrés, y sin que se lo esperasen, les "meto" la subida dura, por Can Coscoll, hacia la Penya del Moro, con la idea de coger el último sendero del día -no sé cuántos hemos hecho hoy, pero, sin duda, ha sido lo mejor de la salida- por Can Ristol, que hemos disfrutado de lo lindo, ya que "olíamos a bocata del Depor".

El resto, con los "elementos del pique" ya en plena efervescencia, imaginadlos. Tremenda bajada por Can Mèlic y mil pasadas en la carretera de Esplugues a casi 40 km/h. Hasta Antonio se ha asustado -un punto de razón tiene: hay que cuidar esos semáforos y yo me incluyo en ello- aunque, al menos en mi campo de visión, no he tenido peligro y he mirado con cautela. Pero, ¡más cuidado! Eso sí, como ya he comentado más arriba, lo mejor, sin duda, el gran ambiente, unido a que hacía un muy buen día para la BTT, ha hecho que el bocata se nos haya hecho largo.

En el Depor se nos unieron Cuñao y Agus que hicieron su ruta. Parece que Cuñao mucho mejor aunque, según me explica Agus, la ruta fue más "normal" que la anterior en dónde se llevó un buen susto. Ya sabes, compañero: de momento, pocos "Can Fatjó" y muchos Mortirolos a ritmo. Hablamos de todo un poco, con los muy mejorados bocatas del Depor, con Antonio y Rosendo probándolos, de la cena, la lotería de la Penya, de los lesionados y enfermos (¡un abrazo a Ramón y a Xavi y que os mejoréis!) y de otros proyectos (parece que Antonio y Rosendo tienen claro ir a la Titan Desert: ¡adelante y fotos con el "maillot" de la Penya esperamos!). ¡Qué pena que venga la Navidad....en cuanto a la bici se refiere, claro!

martes, 1 de diciembre de 2009

Propuesta para el día 8: Pista más senderos

Sí, para el día 8. Ya lo digo bien. El día 6, salida oficial, le toca a Paco la jefatura de ruta de la Penya, pero yo no podré salir. Por ello, os propongo para el día 8 -a quien pueda venir y le apetezca-, que sí puedo coger la "cabra", una ruta que he hecho hoy: pista y unos senderos para que el retorno al trabajo, el miércoles, sea menos "estresante". O sea que, aunque en la salida se va a sudar, para el que quiera acompañarme, será agradable romper el ritmo con unos senderos, dos de ellos "semi-nuevos" que un gran número de la Penya no han hecho aún y de recordatorio para el resto ya que, uno de ellos, hace tiempo que no se ha "pisado".
Además, aunque intentaré ser breve, os pongo este "post" porque creo que en el anterior me he extendido un poquito. ¿Verdad, JAI? Aunque, ¡tampoco es tan largo! ¿O sí? ¡No lo puedo evitar! Espero que éste os parezca breve y, para ello, he puesto unas cuantas fotos y mapas. Será más ameno, ¿no?
El recorrido ha sido: RENFE-Carretera de Esplugues-Parc de Esplugues-Rambla de Sant Just-Esglèsia de Sant Just-Puente de la Font de Can Candeler-Sendero del Poni de Sant Just-Abocador de la Font Beca-Can Carbonell-Sendero de la Font del Rector-Pista de subida de Can Fatjó-Containers de Can Cuiàs-Turó d'en Cors-Pista de bajada de la Espinagosa-Sendero de la Font de Can Llevallol (trialera de Antonio)-Containers de Can Cuiàs-Containers de Can Pasqual por carretera-Sendero largo de la central eléctrica de Santa Creu-Santa Creu d'Olorda-Creu d'Olorda-Gran Cañón de bajada-Bajada carretera de la cementera-Can Marc-La Salut-Bosquecillo La Salut-Sendero de Mas Lluhí-Subida a Penya del Moro-Sendero de Can Ristol-Can Mèlic-Institut Sant Just-Carretera Esplugues-Can Clota-RENFE. 30,5 km a 13,3 km/h (ritmo suave) y 1.015 metros de desnivel positivo acumulado. Más o menos unas dos horas y media de "semi-relax" ciclista.



Haremos el sendero del Poni de Sant Just, como calentamiento y, después, lo que os propongo como "semi-nuevo" son dos senderos que alguna vez hemos hecho los más veteranos de la Penya. El primero sale justo al lado de la nueva canalización de agua para trasvase del Llobregat, cerca de Can Carbonell, pasado el Poni Club. Al haber finalizado las obras, ya se puede acceder y, aunque hay algún tramo con zarzas -¡que ya he quitado! ¡Yo sí funciono como jefe de ruta, no como otros! ¡Reviso la ruta y la limpio, si hace falta! ¿Vale, Pacatack? ¡Es coña, compañero!-, es ciclable totalmente. Se puede hacer por la vertiente larga, en subida hacia Sant Pere, o la que haremos el martes, que enlaza con la bajada inicial de la trialera de las palmeras, ¡pero de subida! ¡Haré fotos para ver el valiente que se hace el escalón de en medio de la misma! ¡¡No hay huevos de hacerla!! ¿Eh, Jordi y Toni? ¡A ver si os "picáis" alguno! Es el tramo más duro, donde se pone el pie a menudo, ya que hay desniveles del 27 al 30%. Os pongo plano y una foto del tramo inicial.


Trazado en negro, el sendero de la Font del Rector por la zona de Can Fatjó



En el tramo inicial del sendero de la Font del Rector

Después, tras hacer la subida al Turó d'en Cors, bajaremos por la pista de la Espinagosa y, hacia la mitad de la misma, bajando por la pista hacia el Pantà de Vallvidrera, haremos un sendero-trialera que descubrió Antonio, que, tras pasar por la Font de Can Llevallol -una fuente con agua ferruginosa que, en otros tiempos, era embotellada para uso público porque curaba los problemas de riñón- nos llevará a los containers de abajo (Can Cuiàs). Os pongo mapa y una foto que me han hecho en la Font. ¡También haré fotos de los valientes que se bajen los tres escalones de madera que hay a mitad de sendero que, al menos hoy, a mí, me han hecho trabajar la suspensión trasera a tope! Je, je, más "piques".



Trazado en negro, el sendero de la Font de Can Llevallol o sendero de Antonio



En la Font de Can Llevallol, dentro del sendero de Antonio. ¡Vaya pinta de ciclista que tengo! Parezco un "colgao" con una bici prestada. En fin....

Al salir, subida hacia Can Pasqual para hacer el cuarto sendero del día, que ya hicimos el domingo pasado, la variante larga del sendero de la central eléctrica de Santa Creu, pero por el lado fácil para diferenciarlo un poco. Subida a la Creu -por cierto, vistas espectaculares hoy, con el cielo totalmente despejado. Y si no, mirad la foto que me hice y que, al fondo, se observa con claridad la casa de la Sargantana-, y bajada por el Gran Cañón, para, tras ir por la carretera de la cementera hasta La Salut, hacer el quinto y último sendero por el bosquecillo para ir a almorzar al Depor.


Foto en la Creu d'Olorda con vistas a la Sargantana



El Gran Cañón, visto desde el inicio de la subida a la Creu d'Olorda

Y eso es todo, amigos. ¿Se anima alguien? Ya me diréis..... ¡Hasta el martes a quién se apunte