lunes, 26 de julio de 2010

Nocturna 2.010: ¡Cacería con perros!

¡Ya, ya explicaré lo de la cacería, ya! Como dice Schuster: "no hase falta que me dises nada más", je.



Subiendo por la pista del Tenis Sant Gervasi

La Nocturna de la Penya BTT Canigó cumplía su novena edición con una mezcla de caras nuevas y sólo dos "viejas". Como dijo alguien de la Penya hace tiempo: "¡el relevo generacional que nos pisa los talones!". Al menos, espero que en la décima, con el motivo de cumplir la Penya "dos cifras", el resto de "viejos" me acompañen para celebrarlo.....


Hoy le ha tocado a Jorge (en la foto) y a Jordi hacer las fotos y vídeos de la Nocturna 2.010. ¡Ya me tocaba descansar un poco! ¡Gracias, compañeros!

El caso es que, una vez más, decidimos adentrarnos en la oscuridad para ir a cenar montados en la "cabra". Y, como cada año, nos decimos aquello de "¡hay que ser gili.... para irse de cena atravesando el bosque de noche! Pero eso hicimos Antonio, Andrés, Alberto, Tomàs, Jordi, José Miguel, Jorge, Carlos y Paco Sánchez (que solo salió con nosotros a compartir ruta y no se quedó a cenar).

El recorrido fue de unos 40 km en dos sectores (antes y después de la cena), con un primer recorrido guiado por mí: RENFE-Can Clota-Barrio medieval de Esplugues-Mercat de Sant Just-Institut Sant Just-Sendero del Poni de Sant Just-Pista del tenis Sant Gervasi-Can Cuiàs-Can Castellví-Turó de Can Pasqual-Carretera de Molins-Bajada del Poni Club-Sendero de la Penya del Moro-Can Messeguer-La Salut.

La verdad es que, para ser una salida nocturna, tampoco perdonaron algunos, metiendo ritmo a partir de la parte asfaltada de la subida del Tenis Sant Gervasi, con un Jordi absolutamente imparable. Le quise seguir un rato y, eso, ¡se quedó en un rato! Los demás, tranquilos, con Jorge deseperado: "¡Que es una Nocturna, tranquilos!" Pero nadie le hacía caso. Jorge: ¡es lo que hay con tanto "máquina"!
video
Vídeo del grupo subiendo la pista del Tenis Sant Gervasi
Nos reunimos en Can Cuiàs. Es el lugar ideal para hacernos nuestra foto, digamos, "erótica". Pero habíamos ido tan rápido que....¡todavía era de día! Tras un par de deliberaciones, decidimos que el lugar ideal es en el Turó de Can Pasqual.

Ya por la pista de Can Castellví, yendo a un ritmo más compacto para ir todos juntos, empieza a oscurecer. Al ir más tranquilos, comentamos varias cosas de cara a la temporada que viene: que si la subida al Turó de l'Home, que si hay más bicis de carretera en el grupo, que quién va a la Selenika, que quién se ha apuntado a la Pedalada Valbuena y la Pedalada Sant Joan Despí-Montserrat, etc. Aparte de eso, comentamos con Carlos y Jordi la Pedalada Vipextrem que habían realizado hace poco con todo detalle. ¡Esta Penya no descansa!


Alberto, Jorge y Antonio preparando el "trípode" para hacer la "foto del año": el desnudo integral de la Penya BTT Canigó en la Nocturna 2.010. ¡Qué profesionales!



¡Algunos ni esperaban a posar para "despelotarse"!

Y, llegados al Turó, ¡momento estelar! Y, además, momento sin comentarios. ¡Nuestra foto habitual de cada Nocturna! La duda era si hacerla de cara o de culo, pero, eso sí, ¡desnudos, como manda la tradición! Mejor no comento nada........¿de quién es cada culo? ¿Es codo o culo? Eso sí, he tenido que "censurar" la imagen: ¡solo se tenían que ver los culos, no los "culo...ttes"!


Natacha y Fabiola: ¿Quién es quién?

Tras las risas y comentarios sobre los "atributos" de cada uno, nos lanzamos a.....¡¡cenar, que hay hambre!! O sea, a La Salut "que hi falta gent". Pero, eso sí, y con la complicidad de Andrés, introduje a mis compañeros de ruta por el sendero de la Penya del Moro, en honor a que, en 2.008, creo recordar, tanto Andrés como Xavi y un servidor, "rematamos" la Nocturna de aquel año con dicho sendero donde, cuando cae la noche....¡¡no ves tres en un burro!! Andrés y yo nos hicimos unas risas recordando dicha Nocturna cuando Xavi, con su "vista de lince", nos guiaba por el sendero: "¡Ojo, por la izquierda!" "¡Ostras, Xavi, casi me caigo al barranco!" "Perdón, era por la derecha". ¡Inolvidable! ¡No sé como, todavía, Andrés y yo estamos vivos para contarlo! Aprovecho para animar desde aquí a Xavi para que se recupere pronto del trombo que le está aquejando y verlo pronto encima de la "cabra".

El paseo por el sendero, como siempre, fue accidentado. Caída de Jordi y de Tomàs, varios "toques" con los árboles y risas, muchas risas. Salimos del mismo en la terrible rampa de Can Messeguer y, ya con hambre, iniciamos la bajada hacia La Salut.

Ya en La Salut, se despide Paco y nos quedamos el resto a cenar. En buena compañía, con buenas viandas y líquidos celestiales deglutimos todo lo que se nos puso por delante. Y, por supuesto, seguimos hablando de ciclismo, de nuestras vacaciones y oyendo a Jordi sus incontables chistes. Y, a pesar de que habían bajado las temperaturas, no pasamos frío y estuvimos cómodamente.

La segunda parte de la ruta, dirigida por Jorge fue La Salut-Medio Mortirolo-Penya del Moro-Can Gelabert-Sant Just-Carretera de Esplugues-Can Clota-RENFE para cuatro componentes del grupo. Pero, ¿y los otros cuatro? ¡Decidieron hacer una cacería con perros! Pero, luego lo explico. Salimos -alguno preguntándose el por qué de hacer el Mortirolo con todo el peso de más que llevábamos- hacia el Mortirolo con Jordi y Antonio por delante. ¡A estos dos no les afecta ni la comida ni la copiosa bebida! Me costó Dios y ayuda alcanzar a Antonio unos metros antes de llegar al poste del medio Mortirolo. Ni que decir que las cremas catalanas de Tomàs y mía, los chuletones de alguno y las brochetas de otro quedaron "liquidadas" con la tremenda subida que hicimos.

Pero, al grano: lo mejor de la noche. Ya bajando por la pista de la Penya del Moro, Jordi, Antonio, Tomàs y José Miguel, al ir por delante de Jorge y Alberto, que conocemos los cruces para llegar hasta Can Gelabert, y, al llegar al cartel indicador de la pista hacia Can Coscoll, siguieron adelante y se adentraron en la finca. Yo, por detrás, junto a Jorge, Carlos y Andrés, pude advertirles que no entrasen por allí, ya que, el pagès ha hecho instalar un cercado para sus ovejas y, para poder vigilarlas, ha dejado sueltos a sus perros. Y, nuestros cuatro compañeros, ¡se fueron derechos hacia ellos!

Por nuestra parte, los que no nos introducimos en el "berenjenal", desde la carretera de Can Gelabert, observamos atónitos el espectáculo. Cuatro luces, junto a la masía de Can Coscoll, dando vueltas en todas las direcciones y a la máxima velocidad. Y, por otra parte, ladridos de perros enfurecidos y la voz de un pagès diciendo: "¿Qué hacéis aquí? ¡Fuera de la finca!". ¡Espectacular.....para los que no lo sufrimos! Menos mal que no hubo ninguna desgracia: ni mordiscos ni disparos del pagès, que nos habrían amargado, sin duda, la noche. Eso sí, las caras de Antonio y Tomàs no tenían desperdicio.....

Ya sin más incidentes, salvo unos relevos "asesinos" a más de 40 km/h por la carretera de Esplugues, supongo para terminar de "bajar" la cena, llegamos a L'Hospitalet. ¡Una Nocturna más con recuerdos especiales para todos los que no pudísteis venir! ¡Hasta la 10ª Nocturna de la Penya BTT Canigó!

Solo un par de apuntes ciclistas. Por supuesto, hubo salida el domingo. Por la mañana, según me comenta Tomàs, algunos salieron a rodar unos 40 km por nuestra Collserola, mientras que, por otra parte, Alberto y Tomàs (¡compañero, te has "chupado" entre pitos y flautas, más de 145 km de bici en tres días! ¡Te vas a poner muy fuerte!) hicimos una salida con la de carretera de 66 km con la subida a la Creu d'Aragall, por la vertiente de La Palma y Corbera, con una buena paliza en el llano, tanto en el polígono de El Pla -¡qué gozada rodar por esa zona!- como en el tramo, con viento en contra, desde Martorell hasta Cornellà, a más de 40 km/h en la ida y a 35/36 km/h en la vuelta, pasando por el campo del Espanyol, donde nos hicieron una foto. ¡Gran bici de carretera de Tomàs: una Giant de carbono de ¡¡7,2 kg!! que, a pesar de su ligereza, "vuela" en el llano!


Dos barcelonistas en el campo del Espanyol: Alberto y Tomàs después de una gran salida con la "fina" por la Creu d'Aragall

Nada más, espero poder veros al mayor número posible de "penyeros" este domingo para poder despedir la temporada y hacer el último almuerzo. Si no es así, ¡hasta septiembre, caniguenses!

5 comentarios:

Andres dijo...

Albert, buena crónica, como todas las que haces. La foto X esta perfectamente censurada. Hasta me cuenta reconocer mi culo, menos mal que me acuerdo de la posicion que guarde. Un saludo Alberto, y que todos tengais una merecidas vacaciones.

Alberto Lázaro dijo...

Me alegro, Andrés. Desde luego, no es fácil siquiera autoreconocerse. ¡Vaya risas nos hicimos y gran cena que nos metimos entre pecho y espalda! En fin, lo dicho, buenas vacaciones para ti y toda la Penya. ¡Nos vemos en septiembre!

JAI dijo...

Ostia , que bribones estais hecho. Y es que dejas a unos cuantos tios sólos de noche y con cena y somos como niños. Enhorabuena por la cena, por el buen rollo y sobre todo por esa amistad que os une. Buenas vacaciones a toda la Penya os desean los bicialmuerzos.

Mosquito Navarro dijo...

Esto de los culitos fresquitos ya empieza ha hacerme sospechar...

jorgeherraez dijo...

Gran fiesta ciclista en la Nocturna,como todas las nocturnas risas y buen rollo,bueno penya pues nos vemos en septiembre,recordarse en llenar los depositos en estas vacaciones, yo lo hare co MAHOUrinho y muchas tapitas.saludos.