lunes, 26 de julio de 2010

Nocturna 2.010: ¡Cacería con perros!

¡Ya, ya explicaré lo de la cacería, ya! Como dice Schuster: "no hase falta que me dises nada más", je.



Subiendo por la pista del Tenis Sant Gervasi

La Nocturna de la Penya BTT Canigó cumplía su novena edición con una mezcla de caras nuevas y sólo dos "viejas". Como dijo alguien de la Penya hace tiempo: "¡el relevo generacional que nos pisa los talones!". Al menos, espero que en la décima, con el motivo de cumplir la Penya "dos cifras", el resto de "viejos" me acompañen para celebrarlo.....


Hoy le ha tocado a Jorge (en la foto) y a Jordi hacer las fotos y vídeos de la Nocturna 2.010. ¡Ya me tocaba descansar un poco! ¡Gracias, compañeros!

El caso es que, una vez más, decidimos adentrarnos en la oscuridad para ir a cenar montados en la "cabra". Y, como cada año, nos decimos aquello de "¡hay que ser gili.... para irse de cena atravesando el bosque de noche! Pero eso hicimos Antonio, Andrés, Alberto, Tomàs, Jordi, José Miguel, Jorge, Carlos y Paco Sánchez (que solo salió con nosotros a compartir ruta y no se quedó a cenar).

El recorrido fue de unos 40 km en dos sectores (antes y después de la cena), con un primer recorrido guiado por mí: RENFE-Can Clota-Barrio medieval de Esplugues-Mercat de Sant Just-Institut Sant Just-Sendero del Poni de Sant Just-Pista del tenis Sant Gervasi-Can Cuiàs-Can Castellví-Turó de Can Pasqual-Carretera de Molins-Bajada del Poni Club-Sendero de la Penya del Moro-Can Messeguer-La Salut.

La verdad es que, para ser una salida nocturna, tampoco perdonaron algunos, metiendo ritmo a partir de la parte asfaltada de la subida del Tenis Sant Gervasi, con un Jordi absolutamente imparable. Le quise seguir un rato y, eso, ¡se quedó en un rato! Los demás, tranquilos, con Jorge deseperado: "¡Que es una Nocturna, tranquilos!" Pero nadie le hacía caso. Jorge: ¡es lo que hay con tanto "máquina"!
video
Vídeo del grupo subiendo la pista del Tenis Sant Gervasi
Nos reunimos en Can Cuiàs. Es el lugar ideal para hacernos nuestra foto, digamos, "erótica". Pero habíamos ido tan rápido que....¡todavía era de día! Tras un par de deliberaciones, decidimos que el lugar ideal es en el Turó de Can Pasqual.

Ya por la pista de Can Castellví, yendo a un ritmo más compacto para ir todos juntos, empieza a oscurecer. Al ir más tranquilos, comentamos varias cosas de cara a la temporada que viene: que si la subida al Turó de l'Home, que si hay más bicis de carretera en el grupo, que quién va a la Selenika, que quién se ha apuntado a la Pedalada Valbuena y la Pedalada Sant Joan Despí-Montserrat, etc. Aparte de eso, comentamos con Carlos y Jordi la Pedalada Vipextrem que habían realizado hace poco con todo detalle. ¡Esta Penya no descansa!


Alberto, Jorge y Antonio preparando el "trípode" para hacer la "foto del año": el desnudo integral de la Penya BTT Canigó en la Nocturna 2.010. ¡Qué profesionales!



¡Algunos ni esperaban a posar para "despelotarse"!

Y, llegados al Turó, ¡momento estelar! Y, además, momento sin comentarios. ¡Nuestra foto habitual de cada Nocturna! La duda era si hacerla de cara o de culo, pero, eso sí, ¡desnudos, como manda la tradición! Mejor no comento nada........¿de quién es cada culo? ¿Es codo o culo? Eso sí, he tenido que "censurar" la imagen: ¡solo se tenían que ver los culos, no los "culo...ttes"!


Natacha y Fabiola: ¿Quién es quién?

Tras las risas y comentarios sobre los "atributos" de cada uno, nos lanzamos a.....¡¡cenar, que hay hambre!! O sea, a La Salut "que hi falta gent". Pero, eso sí, y con la complicidad de Andrés, introduje a mis compañeros de ruta por el sendero de la Penya del Moro, en honor a que, en 2.008, creo recordar, tanto Andrés como Xavi y un servidor, "rematamos" la Nocturna de aquel año con dicho sendero donde, cuando cae la noche....¡¡no ves tres en un burro!! Andrés y yo nos hicimos unas risas recordando dicha Nocturna cuando Xavi, con su "vista de lince", nos guiaba por el sendero: "¡Ojo, por la izquierda!" "¡Ostras, Xavi, casi me caigo al barranco!" "Perdón, era por la derecha". ¡Inolvidable! ¡No sé como, todavía, Andrés y yo estamos vivos para contarlo! Aprovecho para animar desde aquí a Xavi para que se recupere pronto del trombo que le está aquejando y verlo pronto encima de la "cabra".

El paseo por el sendero, como siempre, fue accidentado. Caída de Jordi y de Tomàs, varios "toques" con los árboles y risas, muchas risas. Salimos del mismo en la terrible rampa de Can Messeguer y, ya con hambre, iniciamos la bajada hacia La Salut.

Ya en La Salut, se despide Paco y nos quedamos el resto a cenar. En buena compañía, con buenas viandas y líquidos celestiales deglutimos todo lo que se nos puso por delante. Y, por supuesto, seguimos hablando de ciclismo, de nuestras vacaciones y oyendo a Jordi sus incontables chistes. Y, a pesar de que habían bajado las temperaturas, no pasamos frío y estuvimos cómodamente.

La segunda parte de la ruta, dirigida por Jorge fue La Salut-Medio Mortirolo-Penya del Moro-Can Gelabert-Sant Just-Carretera de Esplugues-Can Clota-RENFE para cuatro componentes del grupo. Pero, ¿y los otros cuatro? ¡Decidieron hacer una cacería con perros! Pero, luego lo explico. Salimos -alguno preguntándose el por qué de hacer el Mortirolo con todo el peso de más que llevábamos- hacia el Mortirolo con Jordi y Antonio por delante. ¡A estos dos no les afecta ni la comida ni la copiosa bebida! Me costó Dios y ayuda alcanzar a Antonio unos metros antes de llegar al poste del medio Mortirolo. Ni que decir que las cremas catalanas de Tomàs y mía, los chuletones de alguno y las brochetas de otro quedaron "liquidadas" con la tremenda subida que hicimos.

Pero, al grano: lo mejor de la noche. Ya bajando por la pista de la Penya del Moro, Jordi, Antonio, Tomàs y José Miguel, al ir por delante de Jorge y Alberto, que conocemos los cruces para llegar hasta Can Gelabert, y, al llegar al cartel indicador de la pista hacia Can Coscoll, siguieron adelante y se adentraron en la finca. Yo, por detrás, junto a Jorge, Carlos y Andrés, pude advertirles que no entrasen por allí, ya que, el pagès ha hecho instalar un cercado para sus ovejas y, para poder vigilarlas, ha dejado sueltos a sus perros. Y, nuestros cuatro compañeros, ¡se fueron derechos hacia ellos!

Por nuestra parte, los que no nos introducimos en el "berenjenal", desde la carretera de Can Gelabert, observamos atónitos el espectáculo. Cuatro luces, junto a la masía de Can Coscoll, dando vueltas en todas las direcciones y a la máxima velocidad. Y, por otra parte, ladridos de perros enfurecidos y la voz de un pagès diciendo: "¿Qué hacéis aquí? ¡Fuera de la finca!". ¡Espectacular.....para los que no lo sufrimos! Menos mal que no hubo ninguna desgracia: ni mordiscos ni disparos del pagès, que nos habrían amargado, sin duda, la noche. Eso sí, las caras de Antonio y Tomàs no tenían desperdicio.....

Ya sin más incidentes, salvo unos relevos "asesinos" a más de 40 km/h por la carretera de Esplugues, supongo para terminar de "bajar" la cena, llegamos a L'Hospitalet. ¡Una Nocturna más con recuerdos especiales para todos los que no pudísteis venir! ¡Hasta la 10ª Nocturna de la Penya BTT Canigó!

Solo un par de apuntes ciclistas. Por supuesto, hubo salida el domingo. Por la mañana, según me comenta Tomàs, algunos salieron a rodar unos 40 km por nuestra Collserola, mientras que, por otra parte, Alberto y Tomàs (¡compañero, te has "chupado" entre pitos y flautas, más de 145 km de bici en tres días! ¡Te vas a poner muy fuerte!) hicimos una salida con la de carretera de 66 km con la subida a la Creu d'Aragall, por la vertiente de La Palma y Corbera, con una buena paliza en el llano, tanto en el polígono de El Pla -¡qué gozada rodar por esa zona!- como en el tramo, con viento en contra, desde Martorell hasta Cornellà, a más de 40 km/h en la ida y a 35/36 km/h en la vuelta, pasando por el campo del Espanyol, donde nos hicieron una foto. ¡Gran bici de carretera de Tomàs: una Giant de carbono de ¡¡7,2 kg!! que, a pesar de su ligereza, "vuela" en el llano!


Dos barcelonistas en el campo del Espanyol: Alberto y Tomàs después de una gran salida con la "fina" por la Creu d'Aragall

Nada más, espero poder veros al mayor número posible de "penyeros" este domingo para poder despedir la temporada y hacer el último almuerzo. Si no es así, ¡hasta septiembre, caniguenses!

miércoles, 14 de julio de 2010

Ruta con calor y......¡¡con agua!!

Ayer, a las 19:00h, Emili, Alberto y Albert (recuperando una forma física "más que digna") hicimos nuestra salida vespertina semanal para ir hacia Sant Ramón y la Creu de Querol, con posterior "tute" a plato por el camino paralelo del río Llobregat, en las inmediaciones del campo del Espanyol para hacer un total de 46,9 km a 19,6 km/h de media y 894 metros de desnivel positivo acumulado.

Todo ello, por supuesto, sin novedad, salvo que Emili parece dispuesto a "petarnos" a Albert y a mí, día tras día. Cosa que, conmigo, no consigue -eso sí, por poco-, mientras que Albert "sufre" como nunca le había visto sufrir. Hay que reconocer, por otra parte, que tanto Emili como yo "estamos fuertes".

La subida a Sant Ramón, más rápida que nuestra última salida conjunta, con Emili marcando el ritmo, mientras que en la subida a la Creu de Querol, me tocó poner el ritmo a mí. Albert: ¡no te puedes quejar de tus gregarios: te estamos poniendo en forma! Y Emili y yo....¡encantados de hacerlo y de verte "sufrir"! Ya sabes: ¡¡amor con amor se paga!!

La subida por carretera desde Sant Climent hasta Sant Boi fue "terrible". Yo, con mi plato mediano y todos los piñones a tope, me fue imposible hacer un solo relevo a Emili, mientras que Albert se nos descolgaba una vez más. ¿Por qué no le paso si vamos igual de fuertes? ¡Ya lo veo: Emili se hace la subida entera con plato grande! Si lo llego a saber... En fin, gran subida los dos juntos y Albert no tardando ni un minuto en estar, bajando, a nuestra altura.

¡Nos vamos al río a "rematar" la salida con nuestras series a 35 km/h! El calor, incluso a esa hora (las 20:30h), era terrible. Los bidones estaban vacíos, aunque, al menos, las fuerzas estaban intactas. Pero, ¡allá vamos! Nos ponemos a 30 km/h enseguida y, al cabo de un par de minutos, Emili y yo ya íbamos a 35 km/h y con ganas de más, pero desistimos al ver que Albert se descolgaba. Y, en ese momento, con la cabeza fría, pero el cuerpo ardiendo, Emili nos propone....¡irnos a la playa de El Prat a remojarnos! Albert y yo, vista la hora, dudamos; nos miramos, volvemos a mirar a Emili y pensamos: ¡Este tío está mal de la cabeza! Insiste, volvemos a dudar y yo, finalmente, me lanzo: "¡Venga, vamos a hacer unas series en el agua!"

Y, tras dudas iniciales de Albert, básicamente por la hora, y al grito de "¡pi, pi, pájaro!" (¡os aseguro que no tengo ni idea de que va dicho grito de guerra!), nos adentramos en las pistas del Delta del Llobregat en dirección a El Prat, para enlazar con el expléndido carril-bici que hay cerca del Aeropuerto. Por supuesto, con Emili delante, volvemos a "machacar" a Albert a más de 32 km/h (¡íbamos un poco más "lento" para no chocar con ciclistas, patinadoras, corredores y otros elementos que nos distraían la atención -¡mejor no los menciono!-) hasta que, tras haber recorrido la mitad del circuito, adelantamos a un ciclista de carretera que, en un arrebato de "desmesurado orgullo rutero" decide pasarnos al cabo de medio kilómetro. Por supuesto, mi reacción fue fulminante y, tras cambiar de desarrollo, me lanzo a coger su rueda, seguido de Emili. ¡Faltaría más! Por supuesto, lo alcanzamos, lo pasamos y repasamos. ¡Y que no lo vuelva a hacer! No hace falta decir que, a pesar de haber dejado atrás a Albert, éste nos felicitó efusivamente. Por supuesto, no me olvido que, tras haber dejado atrás al "rutero", Emili, todavía, tuvo "arrestos" para hacerme un relevo tremendo antes de llegar al túnel previo a la playa. ¡Uf, compañero, como te pongas más en forma ya no salgo contigo!

¡¡Llegada a la playa!! Ahora toca natación. La verdad es que el baño, al menos a mí, me sentó maravillosamente. Los lugareños que estaban en ese momento en la playa alucinaban con nosotros: "¿Qué hacen estos tres con las bicis de montaña bañándose con un "maillot" de tirantes?" Y, por supuesto, aquí tenéis las fotos de testigo.


Los "cracks" del ciclismo/natación. Además de la Nocturna, tendremos que hacer cada año la remojada anual. ¡Hecho!

Después de la remojada, regreso, nuevamente, por la pista del río y, tras pasar por el puente del campo del Espanyol, llegada a casa......¡¡sobre las 22:15h!! Gran salida, gran ritmo y...¡¡excelente baño!!

Por otra parte, felicitar desde aquí a Jordi, Quique, Toni y Carlos que, por este orden en meta, nos representaron en la Vipextrem, una prueba-maratón de más de 130 km y 3.000 metros de desnivel positivo acumulado que, con el increíble calor que hizo, tuvo que ser durísima. ¡Ya nos contaréis en la Nocturna!

Nocturna que se acerca y de la que no tengo noticias (ni en positivo ni en negativo) de algunos de vosotros. Decidme algo los "dudosos" ya que, en principio, haré la reserva este miércoles. Os recuerdo que la salida será a las 20:30h del día 23, en RENFE, recogiendo a los demás en los diferentes puntos para terminar a las 22:30h en La Salut, rematando la fiesta.

sábado, 3 de julio de 2010

La subida a la ermita de Sant Antoni

Ayer fue día sin piedad. Sin piedad con nuestro compañero Albert. Ho sento, company! El nos pedía tregua y Emili y yo decidimos dársela.... ¡al acabar la ruta! Y no es para menos ya que nuestro Albert tenía trabajo esta mañana a las 8h -trabajo de carga, por cierto- y, además de tenerlo pedaleando hasta las 21:30h, ¡menudo desnivel y ritmo le obligamos a llevar!

Habíamos quedado Emili, Albert y yo a las 18:30h en la Remonta para dirigirnos a la ermita de Sant Ramón, con la idea de hacer un par de horas de bici y no "machacar" en exceso a Albert. No porque no pueda seguirnos -aunque su forma no es la del "terrible" Albert de hace un par de años, ésta sigue, según Emili, "en una más que digna"- sino por el hecho de tener que trabajar al día siguiente.

Yo, por mi parte, como sabéis, siempre hago una salida larga los viernes, pero, esta vez, la compartí con mis compañeros. Por ello, salí a las 17:30h, me hice una subida a buen ritmo al Poni Club, con bajada a recogerlos y, luego, tras hacer dos horas con ellos, sumar mi hora restante haciendo una subida al Mortirolo.

Pero...¡¡no hizo falta!! ¿Y qué pasó? Que Emili y yo decidimos "enseñar" a Albert la subida al Montpedrós con cima en la ermita de Sant Antoni, con lo cual, su salida inicial de dos horas se amplió en casi tres cuartos de hora más. La idea era enseñarle el tramo inicial para que pudiese ver, con sus propios ojos, como es esta mítica y dura subida con unas rampas del 18%, tras dejar atrás el depósito de agua y bajar, pero...¡a Albert no le gusta dejar las cosas a medias, al igual que a nosotros! Y, claro, al grito de "¡marica el que no lo suba!" o "ja que estem aquí!", la completamos.

Os pongo el perfil de la salida mía, donde sumo unos 14 km más que mis compañeros -aunque faltan 3 km por haberme olvidado reanudar el Forerunner- y veréis que no fue "moco de pavo", con 57,5 km a 15,8 km/h y 1.482 metros de desnivel positivo acumulado.




La subida a Sant Ramón, con charla incluida, fue a buen ritmo. No a tope, pero, a pesar de no parar de hablar en ningún momento de la subida, sí que íbamos por encima de los 10 km/h. Sólo al final, ya cerca de la cadena con giro a la derecha a unos 700 metros de la ermita, decidimos "rematar" la subida.

La bajada la hicimos por un sendero nuevo para mí y que nos permite evitar la tremenda bajada hacia la carretera de Sant Climent, testigo de varias caídas de los componentes de la Penya y que tenemos que hacer algún día. Una vez allí, cogimos el sendero de l'Estret de Roques para dirigirnos a la Creu de Querol, con la idea inicial de bajar hacia Sant Climent y hacer la subida por carretera hacia Sant Boi, pero....."¿y si te enseñamos, Albert, la pista de subida a Sant Antoni?".

Tras repostar agua en Can Vicenç, en Torrelles, nos dirigimos hacia la pista de subida al Montpedrós. "¿Albert, te lo has pensado bien? ¡Que mañana irás "jodido" al trabajo?". "Bé, mire'm com és!", decía Albert. "Vale, un troç i tornem". Como os he dicho antes, el tramo se convirtió en la subida entera que hicimos como campeones. No había la misma piedra que en subidas anteriores -aparte de que la pista, en su tramo de bajada, desde la Creu de Querol, estaba recién asfaltada- y se puede subir, incluso, con desarrollo -plato pequeño con dos o tres piñones-. Solo en mi caso, al tener la rueda trasera ya desgastada, puse pie a tierra al resbalarme dicha rueda en la arenilla -hay que decir que, en solo dos semanas, ya vuelve a haber bastante polvo, tanto en Collserola como en el Ordal-.

Y, claro, una vez arriba, foto de recuerdo de la primera visita de Albert a la ermita de Sant Antoni, recordando, por mi parte, las impresionantes vistas que se aprecian desde allí.



Albert, Emili y Alberto en la ermita de Sant Antoni, en la cima del Montpedrós

¿Y creéis que se acabó el "martirio" de Albert? La verdad es que Emili y yo te tenemos ganas. ¡¡Albert: esto es por los "sufrimientos" que nos has hecho pasar en los años en que, literalmente, nos dejabas "tirados" en la subidas!! ¡¡Y es que no existe el perdón en esta Penya!! ¿Y como rematamos a Albert? Nada, una minucia: unas rectas en el río Llobregat hasta la fábrica Nissan de El Prat a más de 33 km/h de ida, con Emili al frente -¡¡tremendo Emili: solo pude hacerle un relevo!!- y a más de 35, con picos de 37 km/h, al regreso, conmigo al frente, aunque, ya llegando al puente para cruzar hacia el campo del Espanyol, Emili me hace un relevo "tremendo" a 35/36 km/h que sigo, mirando su rueda trasera en todo momento, todavía no sé cómo. ¡¡Emiliooooo: entrenando en secreto, ¿eh?!!

Imaginaos como llegó Albert a casa: nos hizo "prometer" que le ayudaríamos a cargar y descargar en su trabajo. Cosa que, amablemente, le rechazamos: ¡nosotros si que vamos a descansar! Eso sí, como buenos amigos, ¡¡le dimos ánimos!! Ten amigos para esto...... Eso sí, todos contentos tras una gran salida de BTT.

Nada más. Espero que Jorge nos explique que tal le ha ido por "terreno hostil" con los Platicos -¡¡un abrazo para Mosquito, Truji y demás aliados!!- y que Andrés pueda explicar la salida de mañana. Y, para terminar, recordar que os he enviado un correo electrónico con el tema de la Nocturna. Espero contestación que me falta de alguno, para poder hacer la reserva. ¡No seáis remolones y decidme algo: animaos!