lunes, 7 de febrero de 2011

Fernando quería ver la Bola....¡y la Cua del Bacallà!

Y, cuando tienes a alguien con "antojos"....¡¡ya se sabe; a satisfacerlos!! Mientras solo sea eso lo que nos pida Fernando.... Y es que no se conformó con uno, ¡tuvo dos y vaya dos!

Y el "¡vaya dos!" se refiere a que, para complacerlos, un servidor tuvo que darse una soberana paliza -el viernes- y una trialera de "huevos por corbata" -el domingo-. ¡Y todo para que el "niño" se fuese a casa contento!

Bueno, tras el preliminar tipo broma -¡que sé que Fernando se lo tomará así!- vamos al grano. El viernes quedaron para salir Fernando y Jordi ya que yo, en un principio, no podía salir. Pero los "dioses", finalmente, me lo permitieron y, tras llamar a ambos, les convencí para hacer una ruta que tuve que cancelar -por culpa de...¡¡una jauría de perros!! ¡Tal y como lo leéis!- por la zona del Puig de la Mola, cerca de Olesa de Bonesvalls. ¡¡Y, yo no sé que entendió Fernando que, en vez de Mola, debió entender Bola, ja, ja!!


Alberto y Fernando en la Bola del Garraf: el Turó de l'Alzina Freda

Y ahí surgió su primer "antojo" del fin de semana: "¿Me han dicho que hay una Bola en el Garraf que no sé donde está?". Así que...¡mi gozo en un pozo! Me quedaré sin ir a La Mola, otra vez. ¡Y me lo dices, compañero, cuando ya estamos en Begues, con el "track" en marcha y con las fuerzas justas (llevaba una semana de "palizas" de carrera a pie como carga previa a la salida)! Así que, en vista de ello y con el consentimiento de Jordi, ¡nos lanzamos en busca de la Bola!

Pero...¿qué es la Bola del Garraf? Los ciclistas de carretera la conocemos bien. Pero...¡¡demasiado bien!! Es una estación-radar aeronáutica que, tras subir el terrible puerto del Rat Penat (cota 487) -un puerto con rampas de asfalto de más del 23% de desnivel-, te "remata" obligando a subir hasta allí (cota 591, solo dos metros más baja que la cima del Garraf: la Morella -cota 593-), con otra "salvaje" rampa al 22% y cuyo nombre es el Turó de l'Alzina Freda. Más de un riñón ha quedado en malas condiciones subiendo la "flaca" por semejantes rampas de tortura. Solo que nosotros, además, iríamos hasta allí con la "gorda". O sea, más duro si cabe aunque, claro está, usando desarrollos más cómodos. Hasta hace poco, era casi imposible subirlo con un 42 o con un 39 de plato con la "fina" -solo los profesionales y algún aficionado de nivel-, pero la aparición de los Compact, ahora, lo permite no sin sufrir como un "cochino".

Retrocedo: quedo con Fernando en la RENFE y, tras tomar la pista del río Llobregat por el puente del campo del Espanyol, recogemos a Jordi en Sant Boi para dirigirnos, en primer lugar, y siguiendo el "track" que me envió Carlos Prieto para ir hacia La Mola, a la magnífica "bañera" que hay en la falda sur de Sant Ramón, donde nos dimos un buen salto para rebasarla, tal y como véis en el vídeo que os adjunto -en este caso de Jordi-.


video

Jordi en la bañera de Prieto, en la falda de Sant Ramón
video
Fernando a su paso por la bañera de Prieto
De ahí, y sin más novedad, entramos en Sant Climent para adentrarnos en el Ordal por la pista de Can Bori y la Serra de la Coma Gelena hasta la carretera de Gavà a Begues, a la altura del "Cañón del Colorado". Subimos por carretera hasta Begues y.....¡mi gozo en un pozo! Fernando hace la propuesta de ir a la Bola y tengo que aplazar -¡tampoco te preocupes, Fernando, hay más días para ir a la Mola!- el "track" previsto.

Tomamos la pista del Puig Castellar para hacer la impresionante bajada hasta la Plana Novella. En un mal momento de concentración, en vez de poner el plato grande...¡¡pongo el pequeño!! Y, claro está, en uno de los badenes de la pista, ¡se me sale la cadena y me llevo un susto de muerte! Menos mal que pude reaccionar y frenar bien. Pongo la cadena, plato grande y me lanzo a buscar a mis compañeros. ¡Imposible! Ni bajando a más de 45 km/h conseguí verlos. ¡Vaya par de suicidas! La verdad es que la bajada te invita...

Nos reunimos en la urbanización de Vallgrassa y tomamos el sendero del centro de recuperación de Vallgrassa para llegar a la carretera del Rat Penat. ¡Y, como siempre, tremendo suplicio en los toboganes de dicha carretera, con rampas de más del 20% de desnivel en algún tramo, unido al "sufrimiento mental" que te genera Jordi cada vez que le ves, delante tuyo, yéndose metro a metro!


Jordi y Fernando con la Morella al fondo en la primera foto. En la segunda, ¡satisfechos tras coronar la Bola del Garraf!

Nos reunimos al pie de la Bola y les dejo unos metros delante para poder grabarles un pequeño vídeo subiendo la rampa final del 23%, justo antes de coronar el Turó. No sé si se aprecia bien, pero mis comentarios igual os sirven... Y si no, ¡hacéis la ruta algún día!

video

A lo lejos -si lo podéis apreciar-, veréis a Jordi y Fernando en la tremenda rampa al 23% del Turó de l'Alzina Freda. Tras el "tute" que llevábamos, estos dos "cracks" tuvieron que poner el plato pequeño. ¡Uf!

Por supuesto, debido a la falta de luz, no pude "meterles entre pecho y espalda" un remate final con el que nos iríamos a los 90 kilómetros de ruta; pero, tras tomar la pista de la Morella, descendimos a la Sentiu y a Gavà, por la carretera del campo de tiro y del antiguo vertedero de Sant Joan, no tuve valor de hacerles subir el Purgatorio y la Desfeta para, tras pasar por Begues, hacer mi querida trialera roja de les Roques del Barret. ¡Otro día será! Aún así, y a pesar de las "quejas" de Fernando, les "metí" la "tachuela" final de Sant Climent a Sant Boi, que hicimos con nota, a pesar de la paliza. De momento, nos "conformamos" con 71 kilómetros, a 18 km/h con 1.320 metros de desnivel positivo acumulado. ¡Gran palizón y gran entreno!

¿Y la Cua del Bacallà? ¡Pues otro "antojo" de Fernando, esta vez en domingo! A las 8:00h, como siempre, y tras despedir a Carlos Prieto y Quique, que se iban a hacer la habitual "paliza" que les reserva Carlos, esta vez a Cabrera desde Hospitalet -¡más de 100 km realmente duros! Ya explicaréis como os fue-, salimos a hacer la ruta oficial de la Penya: Alberto, Andrés, José Miguel -¡ya te he puesto en la lista, compañero!-, Fernando, Dani, Paco Sánchez y Pacatack.

En vista de la "amenaza" de Pacatack de meternos por más trialeras, decido coger el "toro por los cuernos" y me hago jefe de ruta para.....¡hacer una ruta por senderos y trialeras! ¡No tenemos remedio! Eso sí, al menos no son tan "simpáticas" como las de Paco...

Nos adentramos por la trialera de subida del Poni de Sant Just, tras callejear por sus calles, y, tras la tremenda subida del Turó de la Tina, tomamos el sendero-trialera de la Font del Ferro para subir, por el sendero de las palmeras, hasta la "bañera" con salida a la pista del Tenis Sant Gervasi, para subir por asfalto hasta los containers de Can Cuiàs. Entramos en el sendero de Antonio -paralelo a la pista de la Espinagosa y que pasa por la fuente de Can Llevallol- para, tras acabarlo, despedirnos de Pacatack -¡ostras, nano, te quedaste sin tu trialera favorita!- y bajar por el sendero hasta el Pantà de Vallvidrera, ¡totalmente en escarcha!. Comentamos que el contraste con el calor de la zona de Can Fatjó era increíble: ¡al menos unos cinco grados de temperatura de diferencia!

Una vez allí, les llevo al "muro" de la Sagrada Familia que ya comenté en el "post" anterior y que, esta vez, se hizo más duro ya que nos fuimos en dirección Can Pasqual -de subida- en vez de dirección Can Llevallol -de bajada-, al llegar al cruce con la pista de los "okupas". Tras saludar -¡como no, como siempre!- a María José -¡es que nos encontramos con ella sí o sí, cada domingo que pasamos por allí!-, subimos por la trialera de "ella misma" hasta Can Pasqual para tomar el desvío de la cadena a la izquierda, antes de llegar a la carretera de Molins y realizar el remate final: ¡bautizo para Dani y Fernando en la trialera del Sot de la Cua del Bacallà!

Trialera que hicimos sin novedad, salvo una caída de José Miguel que, espero, no haya tenido repercusiones en su mano derecha, aunque un par de brechas en la cara no pudo evitar. ¡Gran final de ruta! 27 km con 810 metros de desnivel positivo acumulado es una ruta dura -corta pero con mucho desnivel y corta pero con mucho sendero y trialera-.

No hubo almuerzo esta vez. Nuestros amigos Bicialmuerzos nos lo echarán en cara. Pero esta vez no hubo terapia...Que hi farem!! Al menos no faltó el buen humor en ruta con Pacatack preguntando cuando íbamos a hacer alguna trialera y un servidor haciéndole caso....¡pero trialeras en subida! Y otras risas que, a buen seguro, nos amenizaron la gran mañana ciclista que hizo.

2 comentarios:

Andres dijo...

Grandes rutas, y gran cronica, Alberto.

Bicialmuerzo dijo...

Cuando no se puede almorzar no se puede, pero..., ya lo recuperareis otro dia, seguro. Un abrazo a nuestra Penya favorita!!!