sábado, 11 de diciembre de 2010

Serra de Na Joana

Hacía días que quería enseñar a algún componente de la Penya, los magníficos senderos -con alguna trialera incorporada- de la parte de la Serra de Collserola, cercana a Cerdanyola del Vallès, conocida como Serra de Na Joana, marco incomparable de los corredores de montaña -a pie- y de los "trialeros" -ciclistas- de la zona, y que, asimismo, constituye parte de la Pedalada de la Guardia Urbana. Para ello, que mejor que llevarse el Edge 705 con el "track" que hice en octubre para "repasar" y grabar la salida.

Y, ayer, al poder salir a pedalear a las 13:30h, pude quedar con Jordi para realizarla. ¡Y, además de pasárnoslo bien, acabamos "muertos"! Y es que los 60 km de la ruta, con 1.760 metros de desnivel positivo acumulado a casi 15 km/h, en pleno invierno, se nos hicieron largos. Tanto que Jordi -¡cómo se te ocurre salir a hacer semejante ruta con sólo una barrita!-, subiendo Can Pasqual, casi es "atrapado" por el "hombre del mazo"....

La salida, tras quedar con Jordi en la zona de aparcamiento de Can Clota, fue en dirección "línea recta" hacia la Plaça Mireia, pasando por la urbanización del Colegio Alemán. Ya a punto de subir hacia Sant Pere, Jordi me lanza un aviso: "¿Has visto eso?". Aparcado junto al Colegio Alemán, había un Hyundai Coupé, y dentro del mismo, una chica realmente guapa. Ya pensaba yo que Jordi se refería a la chica -¡conociéndote, pájaro!-. La verdad es que era guapa. Pero...., igual se refiere al coche. ¡Hombre, Jordi, el Hyundai no está nada mal, pero ya he visto unos cuántos! ¿A qué se referiría Jordi? Pues...¡¡fijaos en la foto!! Como dos buenos "culés", no pudimos evitar hacérnosla.



Força Barça!!!! (Perdonadnos los "merengues" de la Penya)

Subida a buen ritmo hacia la Plaça Mireia -por supuesto, Jordi, sin haber entrenado en toda la semana, me hacía sufrir de lo lindo ya que, además, llevo unos días entrenando la carrera (pienso hacer la Cursa dels Nassos, el próximo día 31 para "cerrar", como se debe, el año: ¡cursa y comilona!) y, por supuesto, me resiento con la "cabra"- para, tras llegar a la misma, enlazar con la carretera de les Aigües para subir la "Guinda", y, sin solución de continuidad, bajar por el "matamachos" hacia el Turó d'en Cors, hacia Vallvidrera. En Vallvidrera, cogimos la carretera hacia el Tibidabo, sin subir a su cima, y adentrarnos en la Font Groga.


Números tremendos, sobre todo en cuanto al desnivel acumulado: ¡Vaya palizón nos dimos, Jordi!

Como véis, nada nuevo ya que la intención era ir lo más en línea recta hacia la zona de Cerdanyola. Seguimos por la Magarola y, a continuación, por la carretera de les Aigües de la zona de Horta. Allí, ya empezamos lo más divertido. Tras pasar por el puente del mirador de Cerdanyola, nos adentramos en la trialera del Turó d'en Fotjà y, para nuestra sorpresa, nos encontramos un entablado para saltar en la parte central de la trialera, que, tanto Jordi como yo, declinamos hacer...¡¡saltando!! Aún así, pude grabar a Jordi, pasando por encima, en el siguiente vídeo.


video


Jordi en la rampa de tablones de la trialera del Turó d'en Fotjà

Tomamos la carretera de Cerdanyola hacia el Forat del Vent -una ruta muy parecida a la que hice con Andrés el viernes pasado- y, tras bajar por la pista de Can Ferrer hacia el Turó d'en Gras, aparecimos en la carretera del cementerio de Horta y nos desviamos hacia la pista de Can Lloses para enlazar con la parte más divertida de la salida: los senderos y trialeras de Na Joana. Sin duda, lo mejor de la salida. Tanto Jordi como yo comentábamos que teníamos que hacerla un día con la Penya. Aunque, claro está, es salida de 4 horas y.....¡Algún día será! Tomamos varios senderos cercanos a Cerdanyola y Sant Iscle de les Feixes, para dirigirnos por una fantástica trialera hacia la pista de Can Catà y, tras un desvío cercano a dicha masía, lanzarnos en bajada hacia Can Borrell.

Allí, decidí "martirizarnos" un poco y, tras haber subido desde Can Borrell a Sant Medir, en vez de subir por pista, de nuevo, al Forat del Vent, subimos las terribles rampas, a más del 15% de media de desnivel, con sus herraduras interminables, de la pista asfaltada paralela a la trialera del Viaducto de Can Ribes que, hace mucho tiempo, hacíamos de bajada con Albert y Andrés para dirigirnos a Sant Medir y Can Borrell. ¡Grandes recuerdos!

Tres kilómetros interminables que, sin duda, nos hicieron "mella" para el resto del recorrido: llevábamos 40 km en ese momento y, aún nos quedaba la subida al Tibidabo y a Can Pasqual. ¡Uf! Eso sí, a pesar de no estar fino, Jordi me "sacó" más de 500 metros....¡Compañero: me "mataste" ayer!

Casi sin respiro, seguimos subiendo por Can Cortès para hacer el Turó d'en Puig (Mortirolo 2) a más de 15 km/h -a pesar de estar "tocados"- y, tras repostar agua en la fuente de los bancos verdes (Coll de la Vinassa), nos lanzamos por la trialera recientemente acondicionada con unos tablones de madera en su parte final, para, de inmediato, subir por carretera hasta el Tibidabo. De allí, tras bajar por la trialera de la torre de Collserola, entramos en Vallvidrera, ya con el sol poniéndose, subimos la terrible rampa del 18% hacia la pista de la Espinagosa, que hicimos bajando, y, tras llegar a los containers de Can Cuiàs, afrontamos, medio "muerto", yo, y medio "apajarado", Jordi, la subida a Can Pasqual por la pista de Can Llevallol. Ya pedáleabamos en la oscuridad, lo cual, unido a que casi no veíamos nada por lo hechos polvo que íbamos, complicaba el asunto.

Tras coronar Can Pasqual, bajamos por la carretera de Molins, ya con las luces puestas, para "rematar" la faena con un último sendero: la "bañera" de Can Fatjó, pero, tras hacer la misma, no completamos por la parte de la fuente del tenis Sant Gervasi, y decidimos bajar por la valla de Can Fatjó, para, después de un último esfuerzo a plato grande por el Institut de Sant Just y la carretera de Esplugues, despedirnos en Can Clota. ¡Satisfechos por la parte de diversión -esas trialeras y senderos de Cerdanyola son una "pasada"- y por la parte de esfuerzo deportivo!

Ya solo queda cerrar la temporada con nuestra Cena de Navidad el próximo día 17 a las 21:30h. Por lo que yo sé, creo que seremos unos cuantos: ¡Animaos el resto y no os olvidéis del regalo de "amigo invisible" y de venir con ganas de reirse! Por otra parte, recuerdo que, ese mismo día, debemos pagar la lotería a Xavi. ¡Nos vemos el viernes que viene.....pero no encima de la "cabra" sino encima de nuestras respectivas sillas alrededor de una mesa!

1 comentario:

Andres dijo...

Mala suerte tuve con el resfriado, que si no alli hubiera estado.